Escribo esta entrada un poco/bastante indignada y hastiada por las dificultades a las que día a día se enfrentan millones de trabajadores para encontrar trabajo, (exactamente más de 4 millones de españoles).

Antes para determinados puestos se solicitaba inglés, preferiblemente con un nivel de medio/alto, tirando a alto. Hoy encontrar una oferta así, al menos en mi sector, es impensable,…. exigen dominio absoluto del inglés. Es lo que tienen las relaciones comerciales con empresas extranjeras, qué menos que manejar bien un idioma y que ése sea el inglés. Por supuesto, eso es cuando no te piden además; francés, alemán, italiano o chino,… sí, hasta chino o árabe!!

Problemas? Hay muchos, pero diré sólo los que me afectan de pleno.

1º El sistema educativo de  España nunca se ha molestado en cuidar más el aprendizaje de idiomas. Los que tenemos algo más de 30 años, y no hemos disfrutado de privilegiosos colegios privados y/o viajes ocasionales al extranjero para estudiar, hemos intentado aprender francés,… además, nos lo han enseñado mal y bastante limitadito. Es decir, en España, el dominar idiomas es algo elitista porque significa que te has podido permitir viajar o porque tus padres se han molestado en que aprendieras inglés, idioma rey útil en cualquier país.

2º En España, en concreto los empresarios españoles, tienen la manía de que siempre se bajan los pantalones con el que viene de fuera, antes de cuidar lo que tienen dentro. Si soy yo la que tiene que llamar a UK, lo haré en inglés, de acuerdo,… pero la gota que colma el vaso es que ahora me exigen que si soy yo quien recibe una llamada del extranjero identificándola en el visor del teléfono,… se acabó lo de decir: – Despacho “XXXX”, buenos días/tardes?,… no, ahora tengo que saber que llaman de fuera y directamente atenderles en su idioma de origen.

Me parece muy fuerte!

El caso, y voy a por qué le he puesto este título a la entrada,… el problema radica en que tenemos unos políticos analfabetos lingüísticamente hablando. Es vergonzoso que nuestro presidente del Gobierno tenga tantos traductores como idiomas hable su interlocutor. Hemos caído en diversos ridículos como que la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional permitiera que su homólogo de Marruecos arremetiera contra la prensa española delante de sus narices,… pero en francés.

Realmente no debería de exigírseles a nuestros políticos cierta formación, independientemente de que esa formación se ajuste a sus funciones, que además hablen idiomas, ….aunque sólo fuera inglés y francés??

Sin duda, todo esto a muchos os podrá parecer palabrería, pero juro por lo que más quiero que sentí vergüenza ajena por las situaciones tan ridículas que provocan nuestros representantes.

A modo de ejemplo, diré que en Infojobs había una oferta para conductor con inglés, y mientras,… quienes tendrían que dar ejemplo ignoran que ésta sería una virtud para evitar dejar nuestro país en ridículo.

Y para terminar, os dejo un chistecillo que no hace más que plasmar con una sonrisa el problema:

En su reciente visita a los Estados Unidos, José Luis Rodríguez Zapatero alias “ZP”, y su respectiva comitiva, se hospedaron en un lujoso hotel.

Al fin de la tarde ZP coge el teléfono, llama al servicio de habitaciones y en un inglés “académico” pide:

– TU TI TU TU TU TU

La encargada no comprende lo que quiere ZP, y pensando que se trata de un mensaje cifrado o alguna clave secreta, avisa al FBI que está de vigilancia. En un suspiro, se presentan dos agentes, que son puestos al corriente de todo, pero por más que consultan, no consiguen descifrar el mensaje, entonces deciden llamar a la CIA.

Los servicios secretos mandan dos agentes al hotel, que se ponen al instante a investigar e intentar descifrar el mensaje, pero sin ningún éxito.

Entretanto, ZP vuelve a repetir la llamada y todos oyen:

– ¡ TU TI TU TU TU TU !

Desesperados, los agentes deciden recurrir al traductor oficial de la Embajada de los USA en España.

Un caza supersónico del Pentágono se desplaza al aeropuerto militar de Torrejón, y el traductor es conducido sin demora a los Estados Unidos.

Llega al hotel y se le pone al corriente de la situación, el traductor se disfraza de camarero, va a los aposentos de ZP y… descubre el misterio:

El presidente español quería decir, en su inglés técnico (de la Universidad de Oxford):

– TWO TEA TO 222