Desde 2007 estamos sufriendo una profunda crisis económica. Muchas son las personas que han visto mermados sus ingresos, que se han visto privados de un empleo para sostener a sus familias (o no), que han tenido que modificar sus hábitos de consumo hasta verlos reducidos a la mínima expresión, y,… en el peor de los casos, añadiendo todo lo anterior, se han quedado sin un techo bajo el que sobrevivir.

No sé si os sonará lo anteriormente dicho, pero ahora con los nuevos recortes vamos camino de la más absoluta inseguridad porque lo han centrado en los más desfavorecidos y me avergüenzo, y mucho, de mi país,…

Me explico.

La clase trabajadora está ahora absolutamente desamparada. Nos han quitado derechos que ya estaban consolidados, dejando en mano de los empleadores las rebajas de sueldo, los cambios de horario, despidos objetivos por causas económicas y reducción de días de indemnización en casos de improcedencia, en los que ya se han encargado que no lo decida un juez. Medidas éstas de carácter definitivo al no haber marcado en la ley que serían medidas transitorias hasta que se recuperase la estabilidad financiera y la reducción de déficit.

No,… nos han arrebatado de un plumazo los derechos adquiridos durante muchos años de lucha trabajadora.

Ahora vuelven a atacar, sí,… estos últimos días hemos sido víctimas de subidas desorbitadas en transportes públicos, van a subir las tasas universitarias, van a hacer pagar a los pensionistas por medicamentos,… y mientras, hay alcaldes como el de Tres Cantos, que se permiten una subida salarial de más de lo que un mileurista gana en 1 año. Pero claro,… debemos hasta dar gracias que somos mileuristas.

Esta entrada la estoy escribiendo mientras que este país está paralizado por el fútbol,.. sí,… un Barcelona – Real Madrid. Millonarios dando pataditas a un balón que tienen más ventajas fiscales que cualquier ciudadano de a pie no tiene.

Que nos quedemos sin la sanidad universal y gratuita de la que éramos la envidia de muchos, que nuestros jóvenes, si no tienen sus familias dinero, no puedan estudiar, que desempleados que están en búsqueda activa de empleo no puedan desplazarse en transporte público a una entrevista, que nuestros padres y abuelos tengan que pagar medicinas o que yo misma tenga que destinar casi un 8% de mi sueldo a ir y venir de trabajar,… es perfecto! El estado del bienestar ha terminado de desmoronarse y a alguna gentuza sólo le preocupa el fútbol.